Amarres sexuales con lazos sencillos

Los amarres sexuales son hechizos donde el componente sexo será el nexo con tu pareja. Normalmente los amarres sexuales se quieren para aumentar el deseo sexual, para que nuestra pareja sólo se fije en nosotros y seamos el centro de sus fantasías. Pero también existen amarres sexuales que sirven para el amor, y es que bien lo sabemos, si hay una química especial el amor es más fácil.

Personalmente considero que hacer un amarre sexual para el amor es erróneo, dado que una relación no es únicamente sexo. Pero sí considero correcto realizar un amarre sexual a nuestra pareja, en relaciones ya establecidas, para que entre nosotros vuelva a haber la química que hubo hace tiempo.

Por qué es necesario realizar un amarre sexual

Cada relación es un mundo y es habitual que con el paso tiempo las relaciones sexuales de una pareja disminuyan: El día a día, el estrés, los niños, los problemas, la monotonía… hacer que la relación se enfríe en el aspecto sexual. Eso no es totalmente malo! si bien la relación puede estar ganando en otros puntos como son la confianza, la convivencia… pero sí es verdad que para que una pareja esté bien necesitamos que tenga la llama de la sexualidad encendida.

Los casos más complejos son los que es una de las dos partes la que pierde el apetito sexual, mientras que la otra sigue deseando a su pareja. Aquí se mezclan muchas opciones, desde que una de las dos partes no se sienta atraída, a que simplemente una de las dos partes esté pasando un mal momento (preocupaciones, estrés, frustraciones).

Siempre recomiendo que todo esto se hable, sin ningún tipo de tabú. Las parejas deben tener la confianza para hablar del tema sin tenerse que enfadar. Si hay un problema mental o físico se puede arreglar, hablándolo, trabajándolo conjuntamente.

amarres sexuales con lazos sencillos

Amarres sexuales sencillos con lazos

Uno de los amarres sexuales más sencillos y que siempre recomiendo, es el amarre sexual con lazos. Para realizarlo necesitaremos:

  • Hilo de color rojo
  • Papel
  • Bolígrafo
  • Vela

En un momento de intimidad, donde estés totalmente sólo/sola, enciende una vela y apaga todas las luces.

Ahora delante de la vela escribe en el papel todos los recuerdos que tengas de cuando la relación sexual era plena para ti, todas las cosas que tu pareja te decía, los cumplidos, como te sentías… Da igual si lo que escribes no lo entendería otra persona, simplemente escribe aquellas ideas y palabras que a ti te transportan a ese recuerdo.

Cuando hayas escrito todo lo que recuerdes, enrolla este papel como si fuese un pergamino, y átalo con el hilo. Puedes usar varias vueltas para que quede firme, y finalmente ciérralo con un lazo.

Ahora con el mismo hilo hazte un pequeño “anillo” para tu dedo, o bien una “pulsera” y realiza un lazo para cerrarlo. No te lo aprietes mucho! ya que no queremos constricción, el sexo debe ser algo que fluye, no algo que ate. Mientras te crees tu anillo o pulsera realiza la siguiente oración 5 veces:

Sigo siendo el/la que era ayer. La misma persona, la misma esencia, la misma magia.

Sigo atrayendo todo lo que atraía ayer porque mantengo la misma fragancia, la misma sintonía.

Que el ayer me muestre el camino de lo que quiero hoy pero que nunca más lo empañe.

 

Ahora crea varios lazos con el mismo hilo, pueden ser pequeños anillos, pequeñas pulseras, o simplemente lazos de cualquier tamaño. Esconde estos lazos en las zonas donde tu consideres que deben potenciar vuestra relación sexual: En la cama (debajo de las almohadas o de las sábanas bajeras), en el sofá…

Finalmente guarda el pergamino en un sitio escondido que tú sólo sepas y que recuerdes bien (ya sea porque sabes exactamente donde está, o porque sistemáticamente acudes allí y lo ves).

Qué va a suceder con el amarre del lazo?

Cada vez que veas tu lazo en tu dedo o en tu pulsera te acordarás de lo que eres: Esa persona que vuelve loco/a a tu pareja. Sigues siendo la misma persona aunque físicamente hayas cambiado, aunque la relación se haya enfriado. El sexo no es físico, es sensorial, y tu sigues en el mismo estado sensorial que tu pareja. Cada vez que lo veas sabrás de nuevo que tienes toda la magia y todos los ingredientes para atraer sexualmente a tu pareja, así que si te apetece, atráela con toda la seguridad en ti mismo/a.

Además, los distintos lazos en las zonas importantes de la casa emanarán la plegaria de tu oración, por lo que tu pareja se sentirá con más deseo sexual y con más necesidad de corresponder a tus insinuaciones.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.