Oración a San Benito para el amor

A veces hemos perdido la esperanzas, a veces nos quedamos sin fuerzas para lograr llamar la atención de esa persona a quien tanto amamos pero que nos ignora. Para que esa persona note tu presencia o vuelva a ti rápidamente,  es recomendable emplear diversas herramientas y entre ellas, emplear la fe, esta es una fuerza que todo lo puede y solo necesitas: creer.

Pedir de desde el corazón y de manera fervorosa ha sido un acto común en la historia de la humanidad, sobretodo en lo que respecta al amor, incluso existen santos patronos para ello. Así como a San Antonio Abad se le pide en cuestiones de amor, a San Benito se le tiene la misma devoción para alcanzar ese amor imposible.

Europa es gran creyente de su patrono San Benito. Aparece en la historia reseñado como un monje, quien además fue fundador de su orden: monjes benedictinos. Su forma de vida fue inspiración para mucho y es la razón por la que ha sido tomada como ejemplo desde el siglo V, hasta entonces.

Oración a San Benito para el amor

Así como en muchas historia de persona santas, en la vida de San Benito existieron gran cantidad de situaciones complejas y difíciles de explicar como los milagros que incluso lo mantuvieron con vida cuando fue involucrado en un complot para cometer un asesinato: el de él.

Para lograr los objetivos, dicho complot fue metódicamente estudiado durante algún tiempo para ser ejecutado de manera silenciosa a través de un veneno. Pero no pudo realizarse pues cuando un monje que se prestó para ello le entregó un trozo de pan embebido con el veneno, misteriosamente entró por la ventana un cuervo arrancándole el pan de la mano y llevándolo lejos.

San benito fue un hombre estudioso y entregado al sacrificio monacal, y esta es la razón por la que ha sido representado en sus imágenes con un libro y un cuervo con un trozo de pan en su pico. Francia es la poseedora de sus reliquias las cuales son frecuentadas por gran multitud de personas fieles a sus creencias sobre el santo y una de ellas es que se le atribuye el interceder por quienes tienen peligrando su vida.

Por otra parte, se le considera patrono de varias profesiones como la ganadera, de los agricultores y de los archiveros, siendo venerado sobre todo por personas de habla hispana.

Ahora que conoces una reseña de la vida de este gran personaje, es momento de indicarte cómo alcanzar tu objetivo en el amor a través de él.  

Inicialmente tu intención debe ser pura, lejos de maldades. Tu petición para el amor no debe encontrarse atada a dificultades como romper matrimonios o parejas establecidas. Si cumples con estas características, entonces debes continuar con tu petición a San Benito.

Como herencia al conocimiento, San Benito nos dejó una serie de reglas para los monjes basadas en la oración, el amor y la entrega. Dichas reglas estuvieron pérdidas en el tiempo, pero fueron encontradas para ser transmitidas como parte de las enseñanzas cristianas. Rezar y trabajar es una de estas premisas, aparte del amor y el sacrificio como norma importante para el trabajo diario y una excelente convivencia.

Oración a San Benito para el amor

Oh santo San Benito! impulsivo y ejemplar Abad de nuestro cacique,
mi gran protector caballero y de cuantos a ti van a suplicar,
aleja de mí cualquier influencia maligna,
todo mal y enemigo y libérame de todos los contratiempos del corazón y bulto.

Intercede por mí ante el Redentor para que alivie mis verdugones,
y las serias dificultades por las que estoy atravesando,
aparta mi cadena y rechaza Padre mío,
por la eficaz bifurcación de la Cruz,
toda persona y toda malicia que puedan orientar contra mi persona,
contra mis allegados y mis más ascendientes.

Líbrame fatales herejías,
de brujerías, conjuros y maldiciones,
Dios, aleja de mí todo enemigo,
aleja a todos los inconsiderados,
al liante, al pelusero, al mal próximo, al egoísta y al traidor.

Protégeme de la furia,
el enconamiento y el enconamiento con esta arenga a San Benito,
de las malas lenguas, los berenjenales y la humillación,
no permitas que me atasquen física o mentalmente,
aparta de mi flanco a quien me quiera lastimar en mi fortaleza cotidiana,
en el trajín, en el aprecio o en el aposento,
líbrame de todo trastorno y perversidad,
en particular de esto que me razón arbitrariedad: (Aquí debes demandar tu apetito)

Te lo pido con toda tranquilidad de nuestro caballero Mesías mío y seguro de tu santa mansedumbre, tú que fuiste Santo con ardor, que no antepusiste nada ante santo Mesías procreador desde que lo hallaste en la arenga, concédeme tu sensible intercesión. Glorioso santo Dios Benito por tu mando tajante sobre los mandos bicharrangos protégeme, ampárame y defiéndeme de todo mal, ayúdame a venerar en el cariño de Nazareno, nuestro Todopoderoso y a nivelar la magnificencia de mi vitalidadcristiana, por la vitalidad de mi volumen, mente y meollo. Amén Yahvé y Virgen María.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *