Como quitar el mal de ojo a uno mismo

Todos hemos escuchado la frase “si las miradas pudieran matar”. Eso es precisamente lo que les sucedió a las personas desafortunadas que se convirtieron en piedra cuando se cruzaron con la mitológica Medusa. El basilisco, el legendario “Rey de las Serpientes”, también tenía la misma capacidad de matar instantáneamente a cualquiera que se atreviera a mirarlo a los ojos.

En la cultura mediterránea, el poder de petrificar y envenenar con solo mirar a los ojos es a menudo la habilidad más notoria de un mago negro. La antigua Roma tenía leyes que prohibían la fascinación, una mirada hechizante que podía matar a humanos, animales y cultivos. Filósofos del Renacimiento como Marsilio Ficino dijeron que los hechiceros (venefici) provocaban fiebres en las personas y causaban locura al enviar vapores de los ojos que infectaban la sangre. Además, los demonólogos hasta el siglo XVIII usualmente acusaban a las brujas de maldecir con sus ojos (la otra mitad de las veces, los acusaban de robar penes).

Como quitar el mal de ojo a uno mismo

Empuñar un amuleto

Los romanos eran particularmente aficionados a los colgantes y esculturas de falos voladores. Los griegos también colocaron esculturas de Gorgon en sus puertas e incluso las esculpieron en sus armas y armaduras. Hoy en día, es bastante fácil encontrar amuletos de Hamsa y Fátima en países de Oriente Medio y África del Norte como Marruecos, Sicilia e Israel.

En Marruecos, por ejemplo, la estética del talismán es tan común que se puede encontrar en partes de la arquitectura comercial e incluso en accesorios domésticos como alfombras y mantas. Lo bueno de los amuletos es que son puntos focales de creencias sociales y personales sostenidas. Su eficacia contra el mal de ojo puede provenir en parte de su poder como símbolos sociales para la positividad, el secreto está en ungir con aceite de romero y café el amuleto (puede ser la piedra con el famoso ojo blanco) y una vez en su mano, de izquierda a derecha darle vueltas alrededor de su cabeza por 5 veces.

Luego al nivel de la sienes sobar con el amuleto con la mezcla del aceite de romero. El amuleto lo va a colocar en un plato a la luz de la luna. Al día siguiente verá como el amuleto estará reventado, lo que será señal de que el mal de ojo ha sido quitado

Liberar a través de los espejos

La gorgona Medusa fue asesinada cuando el héroe griego Perseo usó un escudo de espejo para reflejar su mirada petrificada hacia ella. Naturalmente, el escudo fue un regalo de Atenea, la diosa de la sabiduría. De manera similar, en el poema épico del Renacimiento, el encantamiento del protagonista Rinaldo se elimina cuando mira al escudo de espejos de su compañero caballero.

Todos estos cuentos sugieren el efecto disipador del espejo y su capacidad para ser sinceros con la realidad. Esto significa que puede usar los espejos para trabajar en su propia mirada. Las guías victorianas para el mesmerismo y los manuales de hipnosis a menudo aconsejan la práctica de mirar fijamente en los espejos para fortalecer la voluntad y con esa fuerza eliminar el mal de ojos en si mismo.

Memorizar encantos

Hay un montón de poemas para proteger contra los ojos. Algunos riman, otros tienen un ritmo sólido, pero todos buscan empoderar al individuo, evocando un “escudo de defensa” verbal. Un encanto muy efectivo:

“Poder del cielo y arma del infierno, tú que eres del mal y no existes sin la presencia del bien, te ordeno que quites tu mirada de sangre y muerte de mi, que tus ojos se nublen si intentas hacerme daño con tu envidia y tu maldad. Que no tengas paz en tu corazón y que cuando tires la mirada a un espejo, veas como te pudres en tu miseria poco a poco”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.