Amarres de amor

Amarre a hombre con foto

Amarres de amor con fotos

Los amarres para enamorar al hombre que quieres son una alternativa muy atractiva, pero debes tener en cuenta que este tipo de rituales lo que hacen es que el hombre […]

Leer más

Qué es un amarre de amor

Cuando nos referimos a un amarre de amor, se trata de un conjuro que según las creencias mágicas y folclóricas, es capaz de generar que una persona sienta amor hacia la persona que lo realiza.

Este tipo de prácticas son muy populares entre las culturas latinoamericanas y del Caribe. Dichos ritos suelen mezclarse con ofrendas  vudú y con otras magias de origen local. Hay muchos que afirman que son totalmente reales y otros por su parte que creen que estos son una completa fantasía. Su eficacia se encuentran en discusión por la ciencia moderna, aunque no deben verse desde un punto de vista científico. Nosotros en cambio podemos asegurar que los amarres de amor funcionan. La fuerza del universo, debidamente canalizada, siempre nos dará aquello que deseemos. 

Desde hace ya millones de años, la brujería, los amarres, las pócimas y los hechizos existen. Entre las pócimas más famosas encontramos la pachuli, pusanga, sigueme los pasos, perfume de amarre eterno, entre otros. Estos se usan para enamorar a alguien, recuperar a tu pareja, hacer que vuelva a casa, hacer que la distancia no sea un problema, eliminar enemigos, padres malintencionados, envidiosos, ex parejas y amantes.

Los amarres de amor se dividen en varios tipos y clases según su uso. Hay los que pueden usarse para alejar a las personas que no dejan progresar tu relación sentimental, para sacar enemigos de tu camino y así puedas conseguir ser feliz por siempre con la persona que realmente amas. Sin embargo, la finalidad de estos es conseguir que la personas que amas sea tuya. Su uso es esotérico y oculto.

Un amarre de amor se implica una promesa de parte de quien lo hace, pues una vez que se hace el sortilegio, nada puede repararlo. Existen muchos que afirman que de verdad funcionan esos amarres y que una vez unidos por las fuerza de los hechizos de amor, nada podrá separarlos pase lo que pase. Debe haber un compromiso de quien hace el amarre para que éste efectivo.

Dichas prácticas tienen el objetivo de generar en la otra persona un deseo carnal y amoroso, que en casi todas las situaciones hay que acudir a un especialista en el área, ya sea un brujo y un chamán o alguna persona experimentada en ocultismo y esoterismo. También existen hechizos que puedes realizar por ti mismo y en casa.

Dentro de un amarre de amor, se pueden distinguir dos intenciones: uno positivo, inofensivo, de magia blanca y otro más oscuro donde la magia negra tendrá un papel principal y las cosas son un poco más intensas y profundas. Este último se basa en rituales y ofrendas al demonio o alabanzas al mismo y son rituales un tanto peligrosos donde se ofrecen animales, prendas de ropa, entre otros objetos a fin con lo que se desea alcanzar.

Dichas prácticas tienen sus raíces en áfrica, y en casos bastante extremos han llegado a cobrar vidas humanas. Ya que las brujerias de amor hechas con sangre, pueden llegar a ser mucho más poderosas. Los albinos negros en algún momento llegaron a ser asesinados para que partes de sus cuerpos fuesen usadas como carnadas para los rituales. Los primeros amarres tuvieron sus inicios en  Mesopotamia, donde se encontraron tablillas que describen rituales de amor, cómo hacerlos y sus efectos.